fbpx

Tan. Enfermedad y afecto de familia

Contact Us

Tan. Enfermedad y afecto de familia

Tan.
Enfermedad y afecto de familia

Lu Nan Xi

Lo conocí, él es una persona muy buena. Todos saben que él es muy bueno e inteligente, pero nadie sabe que su éxito se debe a su abuelo. Un día él me contó su historia.

Se llama Tan, es de China, él tiene 17 años, el último año de su adolescencia. Tan vive con su abuelo y tiene una hermana de 21 años que vive en la niversidad. Los padres de Tan ya murieron, ambos por leucemia, cuando Tan tenía 15 años. Tan no quiere a su abuelo porque lo regaña siempre, entonces Tan pelea siempre con él.

Desde que murieron los padres de Tan, él ya no quiere estudiar en escuela. Él siempre le dijo a su abuelo “ya no quiere estudiar”. Tan quiere trabajar para ganar más dinero, y por eso su abuelo pelea con él siempre.

Un día de la escuela llamaron a la familia de Tan para platicar sobre el puntaje de su examen de ingreso a la universidad. El maestro dije a abuela de Tan, con el puntaje actual, es posible que Tan no puede pasar el examen de ingreso a la universidad por lo que su idea es que Tan vuelva a estudiar un año más de preparatoria.

El abuelo se enojó mucho y fue en busca de Tan para preguntar qué pensaba hacer.

Cuando el abuelo llegó al salón de Tan, su tutor dijo, “Tan hoy no vino a escuela”, pero el tutor de Tan cree que Tan fue con su amigo a cibercafé a jugar video juegos.
El abuelo después de saberlo, salió corriendo a la calle para buscar a Tan, pero de repente el abuelo se sintió mareado y se desmayó en el camino.

En la tarde, cuando Tan terminó de jugar y regresó a casa, no sabía que su abuelo estaba en el hospital. Tan tiró su mochila en su cuarto, y abrió su computadora y TV para jugar. Después de tres horas, Tan tuvo mucha hambre y llamó a su abuelo: “¿viejo, ya vamos a cenar?”, pero Tan no escuchó la voz de su abuelo. Tan sintió miedo. Busca a su abuelo pero no lo encuentra. Repentinamente escucha una noticia en la televisión que decía que un anciano se había desmayado en la calle. La gente ayudó a llevarlo a un hospital. Según la tarjeta de identificación, se pudo saber el nombra del anciano y se solicitó a la familia que fuera inmediatamente al hospital.

Tan y su hermana fueron al hospital. El doctor dice a Tan que su abuelo tiene cáncer y ya no le queda mucho tiempo de vida. El doctor plantea dos ideas. La primera es una cirugía, pero sólo con el 10% de éxito; la segunda idea es un medicamento que deberá tomar por 10 años, pero es muy caro, su precio es de 20 mil REN por una pequeña caja, y una caja sólo es para una semana.

Desde que murieron su padres, la hermana de Tan estudia y trabaja en un restaurante, ella allí gana poco dinero. Por lo que ellos no pueden permitirse comprar ni siquiera una caja. Así que ella pide al doctor un día para pensar la decisión que tomarán. Mientras Tan y su hermana hablan con su abuelo.

En la sala del hospital el abuelo pregunta a su nieta:
— NaNa, ¿Sabes qué pasa con la persona con la que hablé hoy por la tarde?
Nana sabía que esa persona ya había muerto. Igual por culpa del cáncer.
—No sé abuelo, pero creo que esa persona ya sanó.
— ¿Y qué dije el doctor?
—El doctor…dice que tú eres hipertenso, que no puedes trabajar ni enojarte mucho. Debes descansar y para más seguridad mañana hará una cirugía muy pequeña.
—Tan debe poner más esfuerzo en estudiar y pasar su examen de ingreso a la universidad.
—Sí abuelo lo sé…
—Bueno mis niños ya quiero dormir, bueno noches –dijo el abuelo.
—Bueno noche abuelo –respondieron Tan y su hermana.

Cuando Tan y su hermana salen, él pregunta a su hermana “¿por qué Hermana, por qué no decir la verdad al abuelo y por qué no utilizamos la medicina?”

La hermana con los ojos rojos respondió, “Tan perdóname, Tan ya no tengo ideas, lo dije por bondad, perdóname… ahora mi idea es no dar mucho preocupación al abuelo para que la cirugía tenga éxito. Nana lloró al decirlo.

Tan da un abrazo a su hermana y llora igual con ella en el corredor del hospital.

Al día siguiente, ellos dicen al doctor que su abuelo sí quiere la cirugía, y el doctor planea la cirugía para la mañana siguiente.

Tan y su hermana ven al abuelo entrar a la sala de cirugía, y en silencio esperan afuera. En ese momento Tan recuerda lo último que su papá les dijo: “Tan por favor ayúdame a cuidar y proteger a tu abuelo y hermana. Tú ya eres un joven, eres un hombre grande y puedes cuidar de la familia. Perdóname hijo, tu papá ya es muy viejo, ya no puede acompañarlos en el futuro. Perdónenme mis hijos. Mi mayor pesar es que no podré ver su casamiento ni a mis nietos”.

Tan lloró de nuevo y su hermana dió un abrazo a Tan. Le dice, “Tan no llores”, pero ella ya estaba llorando también.

Cuatro horas después, el doctor sale de quirófano y les dice: “Las células de cáncer ya están en todo el cuerpo… su abuelo tiene máximo seis meses de vida”.

Nana y Tan preguntan al abuelo cuál es su deseo, y él responde que lo que quiere es que Tan obtenga buena calificación en el examen de ingreso a la universidad. Tan escucha las palabras del abuelo y regresa a la escuela para estudiar.

Seis meses después.

Tan ha cambiado. Hoy es una persona nueva, ya no sale de la escuela para ir a jugar. El tiempo lo utiliza para estudiar y bañar a su abuelo.

Tan logra 666 de calificación en el examen, él corre a su casa para decir a su abuelo la noticia. El abuelo en ese momento ya está acostado en cama y su hermana lo acompaña.

Tan dice a su abuelo “¡Saqué 666 en examen!”, al escuchar esto, el abuelo sonríe y cierra sus ojos en un adiós eterno.

Algunos amores no tienen tiempo para decir algo hasta el día en que parten. Quiero decirlo pero ya es demasiada tarde.

Para abuelo, Tan, hermana y papás

Share this post?

ARZEPEDAR

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

WhatsApp Envíanos un whatsapp