Prisión mágica
Por Monserrat Mendoza

Quisiera que no hubieras hecho eso…
¿Por qué te dejaste invadir por la ansiedad?
¿No es igual quedarte dormida por días que morir?

Ha llegado…

¿Quién llegó a tu vida sin alguna razón o aviso?
Mírate, duermes por días.

Ya no tengo razón para seguir.

¿Por qué crees eso?
Te he visto tan cerca de la muerte.
Has sido la primera mujer presa en la prisión mágica.
Tus problemas se convirtieron en delitos.