Museo

Contáctanos
Invitación final

Hacia el final del siglo XIX y durante el siglo XX el Colegio de las Vizcaínas contó con gran prestigio educativo a nivel nacional.Las familias de la alta sociedad mexicana deseaban que sus hijas acudieran a este plantel por la magnífica formación que se impartía, además del posicionamiento que esto les acarreaba. El presidente Porfirio Díaz era un asiduo visitante a las instalaciones y gustaba acudir y participar activamente en entrega de diplomas, así como a apreciar las tablas rítmicas: se trató de un momento de gran prosperidad para el colegio, mismo que permitió acceder a nuevas tecnologías para documentar lo que ahí sucedía, marcando el momento en que se introducen los procesos de registro fotográfico. En palabras de Joan Fontcuberta los productos de la cámara son materiales que trascienden lo meramente documental; la fotografía históricamente rinde servicio a la verdad y ejerce una función en el sistema ortopédico de la consciencia moderna: la cámara no miente, certifica la existencia y toda fotografía es evidencia.

En el caso de Vizcaínas, las premisas de Fontcuberta se cumplen a cabalidad, ya sea con la captura de espacios arquitectónicos que registran sus dimensiones, ambientes, iluminación y claroscuros, salones de clases con mobiliario y material didáctico, sitios de habitación con los objetos de la cotidianeidad, retratos de grupo o individuales en los que la cámara hace emerger el inconsciente escondido en la mirada del retratado, muestran mediante la expresión corporal el comportamiento y pensamiento de las personas que ahí aparecen así como la transformación de la vestimenta según los conceptos de decoro y moda conforme avanzaba el tiempo. Haciendo una lectura más profunda de estas imágenes, podrán identificarse rasgos que nos hablarán de la toma de decisiones que podían tomar las mujeres que habitaban y vivían el Colegio, respecto a su vocación, sus convicciones, su sentido de empatía y comunidad hacia otras mujeres que formaban parte de la misma comunidad.

Walter Benjamin precisó que es la presencia de la cámara lo que hace historiable un acontecimiento y así mismo se demuestra con el registro fotográfico de ceremonias, reuniones y festividades que conmemoraban los más importantes días para dicha comunidad, así como actividades escolares: honores a la bandera, danzas, puestas en escena. Cada una de las obras que conforman la colección fotográfica de Vizcaínas son apariencias visibles de la realidad, forman parte de la consciencia moderna y constituyen un fragmento memorial de la situación de la mujer en dicha temporalidad. Georges Didi Huberman menciona que la imagen fotográfica es el testigo representante de un testimonio, la imagen fotográfica arrebata un fragmento a la realidad. Es la particular aptitud de la fotografía por reproducirse y transmitirse, lo que le permite permear al paso del tiempo y trascender.La colección fotográfica de Vizcaínas ha sido pocas veces estudiada al paso de los años y es hasta ahora que se reconoce en ella un brillante potencial de investigación como fuente informativa.

Uno de los primeros aprovechamientos de estas fotografías fue el de ilustrar libros monográficos que trataban la historia del Colegio, pero no se alcanzaba mayor nivel de profundidad respecto al análisis de las composiciones. Fue hasta el año 2017, cuando se preparaban los festejos por los 250 años de labores ininterrumpidas en el Colegio de las Vizcaínas, que se decidió llevar a cabo una exposición mediante la curaduría de la colección fotográfica histórica de la institución, titulada “Recuerdo de nuestro Colegio”. Por vez primera, se logró identificar el amplio potencial de la colección fotográfica de Vizcaínas como una fuente de información a nivel documental, enriqueciendo los datos plasmados en los manuscritos que resguardo el Archivo histórico que la resguarda dicho acervo. Incluso se han realizado reflexiones sobre la equiparabilidad del valor documental de este acervo frente a trabajos realizados por reconocidos fotógrafos mexicanos como: Graciela Iturbide, Hugo Brehme, Armando Salas Portugal, Flor Garduño, Manuel Chambi, Manuel Álvarez Bravo, que dejaron un amplio material visual que permitiría hacer un trabajo antropológico a partir de las imágenes.

COLECCIÓN ARTÍSTICA E HISTÓRICA

El acervo artístico e histórico que resguarda Museo Vizcaínas se ha conformado a partir de diversos momentos históricos. Algunas piezas provienen de la suprimida Cofradía de Nuestra Señora de Aránzazu, otros fueron traídos de los desaparecidos colegios femeniles de San Miguel de Belén y de Nuestra Señora de la Caridad, que se sumaron a las obras que ya se encontraban en el Colegio de las Vizcaínas.

La riqueza patrimonial que reúne el Museo de Vizcaínas, ha llamado la atención de curadores especializados que han incluido piezas de nuestra colección en diversas exhibiciones en México en el Museo Franz Mayer, el Museo Nacional de Antropología, el Museo MODO, el Museo Amparo, y Museo de Historia Mexicana, por mencionar solo algunos.

Tiene cinco retablos dorados, que fueron patrocinados por distinguidos personajes y familias novohispanas, atribuidos al taller de José Joaquín de Sáyagos. Estas obras están dedicadas a San Ignacio, la Virgen de Aránzazu, la Virgen de los dolores, la Virgen de Loreto y la Virgen de Guadalupe, respectivamente.

La colección pictórica está conformada por obras de reconocidos pintores virreinales como Miguel Cabrera, José de Ibarra, Cristóbal de Villalpando y Juan Correa. Contamos con obras del siglo XIX ejecutadas por Santiago Rebull y por algunas colegialas virtuosas.

Nuestro acervo escultórico reúne imágenes devocionales talladas en madera con extraordinarios estofados, así como de vestir, además de dos Cristos en la cruz de marfil.

La colección de textiles reúne más de 1,200 obras, entre ellas dechados, bordados de diversas temáticas creados con finos materiales: telas e hilos de seda, encajes, borlas, hilos y laminillas metálicas de oro y plata, así como perlas naturales.

Contamos con muestrarios, instrumental de laboratorio y diversos aparatos para experimentación científica correspondientes a los siglos XIX y XX, con los que se enseñaba a las colegialas electricidad, física, óptica, química, entre otros.

Resguardamos una importante colección de platería, mobiliario doméstico y escolar, así como material didáctico, de diferentes temporalidades.

INFORMES PARA VISISTAS Y DESAYUNOS

Vistas y desayunos con causa.

Ven a conocer nuestra colección privada y con tu donativo, conviértete en benefactor de Museo Vizcaínas. Los fondos recaudados se destinan al programa de conservación/restauración del acervo artístico e histórico.

  • Visitas guiadas el último viernes de cada mes a las 12 hrs.
  • El cupo mínimo para ofrecer la visita es de 10 personas registradas y el máximo es de 30. Si se supera el cupo, se cuenta con lista de espera para el siguiente mes
  • Se ofrecen visitas guiadas privadas para grupos, mínimo 10 asistentes, se agenda cita entre las 8 y las 13 horas de lunes a viernes. Para realizarse en sábado entre las 8 y las 12 horas el grupo debe ser de mínimo 15 asistentes confirmados
  • Se ofrecen desayunos grupales, mínimo 10 asistentes confirmados, para agendar cita el horario es de lunes a viernes de 8:00 a 11:00 hrs. Para realizarse en sábado se agenda cita en el mismo horario, el grupo debe ser mínimo de 15 asistentes confirmados.

Reservaciones:
  51307123
museo@vizcainas.mx

WhatsApp Envíanos un whatsapp