El corazón de Jacinto

Por Salma Evelin Quiroz Figueroa

Un día existió un niño llamado Jacinto.
Él era muy inquieto y curioso, nunca se quedaba en un solo lugar.
En una ocasión se enamoró, pero no abandonó su misión.
Y un día a ella le dijo: con mi más profundo cariño, te dejo mi corazón.