Ausencia

Por Monserrat de Jesús Corona González

 

Sus ojos se ausentan al anochecer.

Sus labios escapan cual pétalos en el viento.

Sus caricias ya son ajenas,

y con el tiempo

sus palabras quedan vacías.

 

El sentimiento es una carga.

Las montañas ahora son frías.

El corazón pende de un hilo,

la vida se desvanece.